Abraham Valenzuela: un ejemplo de perseverancia

Un niño soñador que pasaba muchas horas escuchando en una pequeña radio, temas de los inmortales The Beatles o Led Zeppelin, y que deseaba emular a sus ídolos musicales, cuando era un adolescente.

 

El arquitecto Abraham Valenzuela inició su cabalgata musical desde temprana edad. Junto a tres amiguitos de infancia (incluyendo a Edgar Ramírez Zaizar) audicionaron para el programa “don Fortuna” transmitido por Canal 4, pero, aunque no lograron ser admitidos, en él brotó “una sensación. La música había tocado algo dentro de mí, que yo no entendía muy bien y tampoco lo podía expresar en aquel momento, pero, me marcó de por vida” comentó Valenzuela.

Años después, su primo Milton Rosales le obsequió una guitarra eléctrica japonesa. Aquel presente le cambio la vida a Valenzuela, ya que por primera podía contar con un instrumento de verdad. Su necesidad por mejorar sus habilidades no disminuyó y siguió cultivando sus destrezas tanto en la guitarra como en el canto. Y para ello, asistió a muchos conciertos y se ponía de frente al guitarrista solista para aprender diferentes posiciones y técnicas, y posteriormente, emularlas en su casa.

El guitarrista Narcizo Sotomayor le enseño a tocar el acorde de “Mi mayor” y aunque lo práctico por muchos meses, Abraham no entendía para que le podía servir… Ese proceso de aprendizaje incluyó la participación en diversas formaciones: La Aceitera o The Oil Cup y Clouds hasta recaer en las filas del grupo Amigos (dónde por espacio de 20 años su faena estuvo llena de satisfacciones, trabajo, esperanzas y triunfos).

Abraham Valenzuela - PRS SE Santana Pág

En Amigos se tenía la vacante de quien sería el guitarrista solista, y llenándose de coraje, Abraham contestó: “Yo lo hago, y mis compañeros aceptaron mi moción. Luego adquirimos una guitarra Gibson SG, la cual por mis horas de uso, la deje desgastada hasta la veta de la madera”.

Para poder costear una carrera profesional, Valenzuela participó en la grabación de más de 200 jingles (como cantante o guitarrista) para radio o televisión, tanto a nivel local y centroamericano y con el grupo Amigos logró muchos temas número uno dentro de las listas de popularidad de la radioemisoras costarricenses.

Para continuar su carrera musical integró la banda Hora Zero por espacio de dos años y siendo parte de este proyecto, se graduó como arquitecto (su otra gran pasión). Debido a sus nuevas obligaciones como profesional debió hacer una pausa de dos años.

Una vez establecido como profesional le legó la oportunidad en 1999 de ser parte del grupo Las Tortugas un reto que asumió sin titubeo alguno y lo mantiene activo e ilusionado hasta el presente.

Con el pasar de los años Abraham Valenzuela ha tenido la oportunidad de tocar con diferentes marcas y modelos de guitarras (acústicas y eléctricas), pero, su técnica de rasgueo y ejecución encontró su horma: Paul Reed Smith (PRS).

“Un querido amigo me recomendó que debía tocar con una guitarra PRS, debido a mi estilo, y que si lo hacía, notaría la diferencia. Meses después él regreso y me trajo una guitarra modelo “Calibre 22”. Esta guitarra se convirtió en mi “caballito de batalla” para tocar en cualquier concierto, debido a su versatilidad”.

Conforme él se adaptaba a su nueva herramienta de trabajo, adquirió otra guitarra estilo Paul Reed Smith SE Santana  (la cual atesora con mucho cariño porque está autografiada por el músico mexicano) y ambas aumentaron su nivel de expresividad y feeelin’ en diferentes escenarios nacionales.

En el año 2013 surgió la posibilidad de ser parte de la familia de PRS a nivel mundial. Con la ayuda de Andrés Escobar de Guitarras 357, y su currículum musical, la petición fue aceptada un año después.

“Al principio cuando Andrés me mencionó la idea, era como un sueño latente, pero, muy lejano. En esa selecta lista aparecen monstruos como Al Di Meola o Carlos Santana (uno de mis guitarristas favoritos) y no creía que mi nombre podía estar incluido en ella”.

“Los meses pasaron… Y de repente una llamada inesperada me llenó de orgullo y satisfacción: fui aceptado para ser parte de la familia PRS. Esta noticia la compartí con mis queridas chicas: Elizabeth y Eliza, mis familiares, amigos cercanos, con los tortugos, con el productor Philip Kaffel y con mi Guitar Tech Halley Sequeira”, mencionó Valenzuela.

Pero, luego de probar con diferentes marcas de guitarras, ¿Qué hace especial a los modelos de PRS? “Para mí las guitarras PRS son arquitectónicamente perfectas, su ergonomía y tono las hacen ideales para cualquier guitarrista. Si usted quiere adquirir una guitarra, mi consejo sería una PRScitó Abraham.

Pero, como “el show debe continuar”… La unión no quedó ahí… A la postre, Andrés Escobar le sugirió a Abraham que en una fábrica de PRS le podían elaborar una guitarra Custom con todas las especificaciones técnicas que él quisiera… Bueno, y surgió el modelo Valenzuela, una Custom 24-Signature (de color Glacier Blue).  La misma fue la primera guitarra Private Stock PRS en Costa Rica (posteriormente, por pedido de diferentes clientes, guitarras 357 ha vendido un sin número de modelos de guitarras de tipo Private Stock).

Abraham Valenzuela se considera como un músico que sigue creciendo, porque nunca ha terminado de aprender, y de lo que sí está seguro es de imprimir una enorme pasión a la hora de interpretar la música y lo hace de corazón, con gran honestidad, porque esa cualidad es lo más importante para él.

 

Texto y fotografías: Halley Sequeira

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.